Sé que es difícil, cambiar hábitos y alimentos en nuestra cultura alimentaria pero en ocasiones hay que recurrir a los estudios y avances científicos y desmitificar ciertos alimentos que quizás no sean tan saludables como podríamos pensar o incluso nos pueden llegar a perjudicar.

Uno de ellos es la leche de vaca, sé que hay todo un negocio e industrial montada con ella, tampoco efectivamente es tan mala como la quieren poner, pero las investigaciones apunta a que no es un alimento como se ha dicho y afirmado como “imprescindible”, de hecho la escuela de salud pública de Harvard ha eliminado los lácteos de su última guía de alimentación saludable.

Comencemos desde niños.

Los bebes son capaces de asimilar completamente la proteína de la leche (caseína) de la leche materna, no ocurre igual con la caseína de la leche de vaca, que la digiere de forma parcial, estos fragmentos no digeridos pueden atravesar las paredes del intestino delgado y provocar cólicos, diarreas, alteración del sistema inmunológico, dando lugar a su vez a alergias, eccemas, asma, bronquitis y rinitis complicándose en la edad adulta por que las enzimas necesarias para descomponer la caseína disminuye.

Científicos Canadienses han encontrado una correlación de un 95% entre el consumo de leche de vaca y la diabetes tipo 1 en niños que la consumían a diario, en comparación con otros países que no consumían apenas lácteos.

Otro problema es la pasteurización de la leche, este es un proceso que calienta la leche a unos 70ª en muy poco tiempo para matar bacterias como la Listeria, E.Coli y la salmonela , que son muy peligrosas, pero destruye también las enzimas beneficiosas que ayudan a digerir la leche, como la lactasa y fosfatasa que esta última ayuda a digerir le calcio.

Todo esto unido a la cantidad de hormonas que se utilizan para el desarrollo rápido del animal, repercute en nuestra salud, hay relación también con trastornos ginecológicos, acné e incluso algunos canceres.

La IGF-1 que es una de las hormonas que se utiliza puede estimular la proliferación de células enfermas.

Estudios realizados en China Y Estados Unidos han concluido que la leche no sólo no nos ayuda a fijar el calcio sino que todo lo contrario ayuda a desmineralizarnos, debido a dos factores:

1ºEl calcio se fija cuando hay unas proporciones adecuadas de fosfora y magnesio y los lácteos no respetan esta proporción.

2º la acidez que provoca hace que nuestro organismo reaccione equilibrando sacando fosfato de los huesos para modular nuestro PH

Resumiendo, yo creo como en todo la vida que un consumo moderado de leche no tiene porqué ser nocivo, si no sufres de una gran intolerancia o alergia.

Procurar elegir lácteos de oveja o de cabra y si puede ser de animales tratados de forma natural sin hormonar y alimentados de forma saludable…..Mejor, pero esto es muy complicado, porque sinceramente hasta la agricultura y ganadería ecológica me generan ciertas dudas también

Share
Go top